“Casi cuatro de cada diez personas no sabe diferenciar las gafas de sol del top manta de las de marca” Esta es una de las conclusiones extraídas con la asociación Visión y Vida en una prueba piloto realizada en diferentes playas con la que se preguntó a bañistas sus hábitos en lo relativo a uso de gafas de sol, así como su capacidad para diferenciar productos de marca y del top manta.

Con el inicio del verano, ambas entidades quieren concienciar a la población sobre los riesgos de ir mal protegidos ante el sol, sobre todo en playas y piscinas, dado que el agua refleja el 100% del UV, duplicando la radiación, siendo muy perjudicial la exposición a la misma sin protección.

De los datos recogidos, sabemos que solo el 27,6% de la población se protege correctamente sus ojos, dado que sabe que, aunque el día esté nublado, la radiación UV sigue incidiendo sobre su sistema visual y hay que ir protegido”, explica Salvador Alsina, presidente de Visión y Vida, casi la mitad (44,8%) únicamente usan gafas de sol los días soleados y un 8,6% solo cuando van a la playa”. Los expertos muestran preocupación sobre el 3,5% que las usa esporádicamente y el 15,5% que manifiesta no usarlas nunca. 

Porque España es un país de alta intensidad lumínica, por lo que es muy alarmante que un 72,4% no sepa proteger correctamente su sistema visual de la radiación solar. “Más allá de moda, la gafa de sol es un equipo de protección individual con diferentes prestaciones. Pero, la realidad es que cada vez existen falsificaciones más estéticas, aunque los materiales no tengan garantía de calidad, lo que dificulta aún más la concienciación de los profesionales de la salud visual, ya que hay que tener en cuenta que, aunque a simple vista puedan parecer iguales, nuestra salud visual está en riesgo, dado que la calidad del filtro visual no se percibe fácilmente”, explica Pedro Rubio, presidente de AEO (Asociación Española de Fabricantes de Óptica).

Aunque dos de cada tres usuarios afirman que compran las gafas de sol en la óptica, los profesionales quieren recordarles que la óptica es el espacio más seguro para la compra y, además, cuenta con un plus: la posibilidad de dejarse asesorar por el profesional óptico-optometrista, dado que podrá indicarles qué gafas de sol le convienen más según su estilo de vida. Desde las gafas de sol graduadas para aquellos que requieren ir siempre con su graduación, hasta diferentes tipos de filtros según sus hábitos y hobbies o gafas en tendencia, extragrandes, que no pueden graduarse y se usan con lentillas”, explica Rubio. 

Y concluyen explicando que: “Llevar gafas de sol oscuras sin filtro UV es peor que ir sin gafas, dado que nuestra pupila se dilata porque sí filtra la cantidad de luz del sol y la radiación UV penetra aún más en la retina”, concluye Alsina. Por todo ello, los expertos recuerdan: comprar en la óptica es comprar moda, protección y calidad.